¿Qué es AVAATE? | Contacto | RSS 2.0 | Mapa del sitio | | | Buscar
Asociación Vallisoletana de Afectad@s por las Antenas de Telecomunicaciones - AVAATE

Portada del sitio > Documentos > Un científico reducido al silencio. Telefonía móvil: El Dr. Wolfram Haas está (...)

Echo online, 16/3/07

Un científico reducido al silencio. Telefonía móvil: El Dr. Wolfram Haas está seguro de que la contaminación electromagnética (electrosmog) enferma. El problema es que sea probado por la medicina oficial

Martes 20 de marzo de 2007 · 2205 lecturas

“Un científico reducido al silencio”
Telefonía móvil: El Dr. Wolfram Haas: está seguro de que la contaminación
electromagnética (electrosmog) enferma - el problema es que sea probado por la
medicina oficial.
KIRSCHHAUSEN. El Dr. Wolfram Haas ha sido médico especialista en enfermedades
internas antes de volver hace aproximadamente siete ańos hacia la medicina cuántica y de la
información, que estudia la degeneración energética de la célula. El lunes por la tarde el
médico ha hecho una exposición durante una manifestación de información “telefonía móvil y
sus riesgos” en Kirschhausen (Alemania) (cf. ECHO de ayer).
Cada célula enferma, explicó el médico, dispone de un déficit energético. Esto conduce a una
falta energética del órgano y a la postre del conjunto del organismo. La tarea de la medicina
de información será ayudad a la célula a reencontrar su cantidad natural de energía.
El funcionamiento de la globalidad del organismo no estaría sin embargo garantizado mas que
cuando los fenómenos bio-electro-magnéticos naturales necesarios no fueran perturbados. Y
esa sería precisamente la razón por la que cada vez más personas enferman por la
contaminación electromagnética. Cuando la comunicación intercelular es perturbada por
influencias exteriores como por ejemplo las antenas base de telefonía móvil, el flujo energético
sería igualmente perturbado.
Contrariamente a la medicina de la información, la medicina oficial intervendría solamente al
final del desarrollo de una enfermedad, o sea, al final de la cadena causal. Como ejemplo, el
DR. Hass citó el caso del infarto de miocardio, desencadenado por la arteriosclerosis. Se
actúa entonces solamente, cuando “el nińo ha caído ya en el pozo”
La medicina de la información, en cambio, se colocaría en el primer eslabón de la cadena
causal de una enfermedad. Si la transmisión de seńales funcionara de nuevo naturalmente, la
célula y también el organismo podrían curarse de nuevo. Un sistema biológico tan sensible
como el contenido en el interior de una célula es fácilmente perturbado por los campos
electromagéticos externos artificiales. En el plano puramente cualitativo no existe ninguna
diferencia, ella se encuentra sobretodo a nivel de la intensidad. El internista habla de un
dominio extremadamente complejo: “Yo no estoy mas que al comienzo.”
El aspecto pérfido de las enfermedades causadas por el electrosmog, sería que ellas
sobrevienen insidiosamente. Si se enfermara inmediatamente, después de hablar con
un teléfono móvil durante algunos minutos, muchas más personas reaccionarían a
esos peligros y considerarían de una forma crítica la tecnología moderna.
El Doctor Haas ha criticado severamente el hecho de que se intente reducir al silencio a los
científicos que han hecho estudios sobre los peligros de la contaminación electromagnética.
1/2
Así, en el pasado, profesores habrían perdido sus cátedras, institutos habrían sido
incendiados - como en 1996 en Heidelberg.
Se podría extraer de los nuevos estudios atestiguaciones horrorosas. Pero ningún pediatra
recibe tales estudios en los cuales se pondría en evidencia los nexos entre el electrosmog y la
enfermedad. Y no se trata “solamente” de trastornos del sueńo o de ADS (hiperactividad), sino
también de enfermedades más serias como la leucemia.
El Doctor Haas habla por otra parte por propia experiencia, como contó al auditorio de la
sesión de información en Kirschhausen. Él mismo se ha vuelto electro-sensible, lo que se
manifiesta por problemas del ritmo cardíaco de los más severos.
Los especialistas no han podido identificar las causas. A fin de cuentas, el había constatado
que los síntomas no aparecían mas que durante la noche, y con el tiempo tendría igualmente
acúfenos (zumbido de oídos). Una conversación telefónica con el profesor Wilhelm del
hospital universitario de las enfermedades cerebrales de Francfort había sido el origen de la
solución a todos los problemas. Éste le habría llamado su atención sobre la contaminación
electromagnética. El Dr. Haas suprimió inmediatamente su teléfono móvil, y su estado mejoró
en seis meses.
El médico de la información remite a una experiencia del hospital universitario de Milán:
Durante dos minutos se ha tenido un teléfono móvil en el oído abierto de un paciente
durante una operación quirúrgica y el nervio auditivo se encontró sumergido. Las
mediciones habrían demostrado que habían sido necesarios ocho minutos, hasta que la
velocidad del influjo nervioso se normalizara de nuevo.
Científicos de Londres han llegado a resultados comparables, examinando lo que sucede con
el electro-encefalograma en el transcurso de una llamada telefónica de un teléfono móvil de
dos minutos de duración. La “curva eléctrica del cerebro” (influjo nervioso) había mostrado un
carácter altamente patológico después de la llamada telefónica y habían sido necesarios para
ciertas personas hasta siete días para que esta curva se normalizara de nuevo. El Dr. Haas:
“En este estado, para mí, las cosas se volvieron extremadamente claras”.
Más tarde, el había visto en su propia consulta signos clínicos de enfermedades en pacientes
para los cuales pudo realizar mucho más rápidamente el diagnóstico diferencial. El habría
tomado mediciones en el domicilio y sobre los lugares de trabajo. Un remedio había podido
ser encontrado en numerosos cuadros patológicos.
“Para nosotros no hay ninguna duda de que la contaminación electromagnética genera
enfermedad”, reafirma el Dr. Haas. El problema está en probarlo según la medicina oficial.
Cada persona reacciona justamente de forma diferente frente a las influencias exteriores.
En relación a las instalaciones de antenas base de telefonía móvil, el Doctor Haas tiene una
opinión clara: “Esas instalaciones (NDT: próximas a lugares habitados) deben ser quitadas
hasta que su inocuidad pueda ser demostrada”.

Ver la información original en alemán AQUÍ

Ver la información en otros idiomas AQUÍ