¿Qué es AVAATE? | Contacto | RSS 2.0 | Mapa del sitio | | | Buscar
Asociación Vallisoletana de Afectad@s por las Antenas de Telecomunicaciones - AVAATE

Portada del sitio > Prensa > León: Pero si no hablo de antenas. ¿Para qué quieren que hable más alto? ¡Guarden

El Mundo. La Crónica de León, 1/3/07

León: Pero si no hablo de antenas. ¿Para qué quieren que hable más alto? ¡Guarden silencio, cojones!

¿La concesión de esta antena es legal?. No tengo ni puńetera idea, contestó Amilivia muy molesto

Jueves 1ro de marzo de 2007 · 1275 lecturas

El Mundo. La Crónica de León, 1/3/07

¡Guarden silencio, cojones!

Fue la respuesta del concejal popular Jesús María Cantalapiedra a la inistencia de los vecinos del Ejido de que no se le oía en el Pleno. ¿Para qué quieren que hable más alto?. / SECUNDINO PÉREZ
MANUEL C. CACHAFEIRO

LEÓN.- Más de un centenar de vecinos de la calle Santo Toribio de Mogrovejo, en el barrio del Ejido, forzaron ayer al Ayuntamiento de León a revisar la instalación de una antena de telefonía móvil en la azotea del número 43 después de protestar en el Pleno municipal para exigir la retirada de la licencia.
El alcalde de León, Mario Amilivia, tiene previsto hoy firmar la orden de suspensión, según adelantaron ayer fuentes de su gabinete. Amilivia mantendrá hoy una reunión con los afectados tras una primera toma de contacto que se produjo ayer tras el Pleno, en la que también estuvieron presentes concejales de toda la oposición.

El Pleno que ayer celebraba el Ayuntamiento de León se vio alterado por la presencia de los vecinos. Aunque es habitual ver en el salón de Plenos pancartas en contra de la instalación de antenas de telefonía móvil, ayer la protesta fue especialmente contundente con la presencia de más de 100 personas en las inmediaciones de la Diputación, donde ahora se celebran los plenos a la espera de que concluya la rehabilitación del antiguo Consistorio de San Marcelo.

Al iniciarse el Pleno, Amilivia invitó a una comisión vecinal a mantener un encuentro informal con representantes de todos los partidos, en un intento de apaciguar los ánimos. Los vecinos, que portaban pancartas en las que se podía leer Antena no, No queremos vivir entre ondas, El voto también se defiende con nuestra salud y coreaban consignas contra la instalación de la antena, aceptaron, aunque la excesiva tardanza de la sesión plenaria -23 puntos- hizo que los ánimos se fueran caldeando hasta provocar momentos de nerviosismo. El primero cuando el concejal Jesús María Cantalapiedra tomaba la palabra para explicar la situación del Matadero Municipal y era interrumpido por los vecinos que abarrotaban el salón de Plenos, que le pedían que hablara más alto. Pero si no hablo de antenas. ¿Para qué quieren que hable más alto? Guarden silencio, cojones, les espetó Cantalapiedra, visiblemente enojado. Aunque Amilivia amenazó con suspender la sesión unos minutos, los ánimos se serenaron. Así, hasta el punto final, en ruegos y preguntas, donde la concejala socialista Humildad Rodríguez aprovechó su turno de palabra para decir que la presencia de los vecinos era consecuencia de la mala gestión del equipo de gobierno, que no ha convocado la Mesa de las Antenas ni ha informado a los vecinos. Humildad Rodríguez concluyó su breve intervención con una pregunta directa al alcalde: ¿La concesión de esta antena es legal?. No tengo ni puńetera idea, contestó Amilivia muy molesto por el hecho de que el PSOE aprovechara el turno de palabra para echarle a los vecinos en su contra. Y entre los gritos de algunos de los presentes, Amilivia se acercó hasta el público para reclamar la presencia de una comisión vecinal sin la situación fuera a más.

Tras una reunión de apenas diez minutos, una mujer que hizo las veces de portavoz explicó a los vecinos el compromiso del Ayuntamiento de revisar la instalación de la antena y la convocatoria para una nueva reunión, que tendrá lugar hoy, a partir de las diez y media de la mańana, en el despacho del alcalde. Los vecinos, que aguardaban masivamente en el pasillo de la primera planta de la Diputación, aceptaron entre algunas voces discordantes que exigían a Amilivia que pidiera perdón por sus palabras de que no tenía ni puńetera idea.