¿Qué es AVAATE? | Contacto | RSS 2.0 | Mapa del sitio | | | Buscar
Asociación Vallisoletana de Afectad@s por las Antenas de Telecomunicaciones - AVAATE

Portada del sitio > Prensa > Telefonía móvil, de la comodidad a la adicción

Pubicado en el Diario: "La Nueva Provincia", viernes 27 de Enero de 2006

Telefonía móvil, de la comodidad a la adicción

Bahía Blanca República Argentina

Sábado 28 de enero de 2006 · 3406 lecturas

"La Nueva Provincia", viernes 27 de Enero de 2006.

TENDENCIAS Y CONSECUENCIAS

Telefonía móvil, de la comodidad a la adicción

El 90 por ciento de los 2.000 participantes de una investigación británica admite que no puede separarse de su celular. En los usuarios ya comienzan a manifestarse el estrés y la ansiedad. Los indicadores de la encuesta no pueden considerarse exclusivamente británicos, porque casi 2.000 millones de personas en todo el mundo utilizan ese tipo de telefonía.

Ese dedito pulgar que no se calma. Y los ojos tensos que buscan el mensaje... y la respuesta. El celular siempre tiene que estar al alcance de la mano, por eso los usuarios de la moda telefonía móvil ya empiezan a evidenciar estrés y ansiedad si se separan de su artefacto.
Más allá de la impresión visual, una encuesta dada a conocer ayer en Inglaterra afirma que el 90 por ciento de las personas interrogadas reconoce que no puede evitar consultar su teléfono celular al menos una vez por hora.
Cuatro de cada cinco dijeron que se sentían mal si su teléfono estaba fuera de su alcance por un periodo prolongado y el 84 por ciento, que jamás se apartaba de su móvil, según precisa el informe de las agencias de noticias AFP-NA.
Además, perder el teléfono es peor que perder la billetera o las llaves de la casa para el 60 por ciento de quienes participaron en el sondeo y para una de cada siete, estar lejos de su celular genera un fuerte sentimiento de ansiedad.
"La gente comienza a considerar a su teléfono móvil como un ser humano, ya que simboliza contacto, amistad y atención", argumenta el doctor David Nott, especialista en adicciones del hospital Priory de Southampton (sur de Inglaterra).
El sondeo fue realizado en noviembre pasado en el sitio Internet TickBox.net, por cuenta de Virgin Mobile, con 2.000 participantes.

Mensajitos
El fenómeno de los mensajes de texto, SMS por su sigla en inglés, pega muy fuerte entre los adolescentes y los jóvenes argentinos, cambiando hábitos, generando polémicas y demostrando la creciente dependencia que surge de este sistema.
Se calcula que utilizan ese servicio un 81% de los usuarios de celulares, la mayoría menores de 25 ańos.
Muchos lo hacen usando una jerga basada en abreviaturas que trae dolores de cabeza a los defensores del idioma, que la acusan de ser arbitraria, de empobrecer la expresión y de amenazar el desarrollo de la capacidad crítica de los adolescentes.
Mientras la discusión crece, la cantidad de "mensajitos" enviados por día en el país creció de 18 a 66 millones en apenas cuatro meses. Y el cuestionado argot ya saltó de los teléfonos móviles a los avisos publicitarios, a los libros y hasta a las pruebas escritas que se presentan en los colegios, situación que movió a las autoridades de varias provincias a prohibir su uso en las aulas.

Modas peligrosas
Debido a los dańos que provocan las ondas electromagnéticas de los teléfonos móviles, el Colegio de Médicos de Viena ya advirtió sobre el riesgo para la salud de los nińos que representa utilizar tales aparatos en exceso.
Las consideraciones surgen del denominado Estudio Reflex, en el que se especifica que las radiaciones de los teléfonos celulares son genotóxicas (dańinas para el ADN) y potencialmente cancerígenas.
Como primera medida, el Colegio Médico de Viena ha creado un catálogo de consejos que especifican la forma de actuar para mitigar el efecto sobre la salud de los usuarios.
Así, se solicita que únicamente se utilice el móvil en caso de urgencia y por corto tiempo, y se prohíbe llevar el teléfono en los bolsillos del pantalón y enviar mensajes de texto debajo del pupitre, ya que estas prácticas pueden afectar a la fertilidad.
También se pide que se apague el teléfono por la noche, que no se deje cerca de la cabecera de la cama y no se utilicen los videojuegos que ofrecen estos aparatos. Tales recomendaciones son también aplicables a los adultos.
"Si una investigación mostrase que un medicamento tuviese los mismos resultados que éste, acerca de los móviles, se debería retirar inmediatamente del mercado", asegura Erik Huber, experto en medicina ambiental del Colegio Médico de Viena.
"Tenemos que tener en cuenta que los nińos son más sensibles a las radiaciones que los adultos ya que los huesos del cráneo son más finos y los efectos genotóxicos son mayores en las células infantiles", explica el especialista.
El "Estudio Reflex" se realizó a instancias de la Comisión Europea y contó con la colaboración de 12 prestigiosos centros de investigación de siete países del Viejo Continente.
El grupo investigador alemán Verum coordinó los trabajos y durante cuatro ańos se analizó cómo la radiación afecta a células humanas y animales en laboratorio.
Los científicos encontraron que, tras ser expuestas a campos electromagnéticos, las células mostraban un notable incremento en los dańos del ADN, que no siempre eran reversibles.

Parece que 10 ańos todavía son pocos
A fines del ańo pasado, una versión inglesa sostuvo que 10 ańos de uso de teléfonos celulares no incrementaron el riesgo de padecer un tumor en el nervio que conecta el oído con el cerebro.
"Los resultados de nuestro estudio sugieren que no existe un peligro sustancial en la primera década de uso del celular", afirmó Anthony Swerdlow del Instituto de Investigación del Cáncer.
"Si hay riesgos a largo plazo sigue siendo un misterio, reflejando el hecho de que es una tecnología relativamente nueva", agregó.
El estudio, publicado en el "British Journal of Cancer" , está centrado en la posibilidad de padecer un neuroma acústico, es decir, un tumor benigno que crece en el nervio que conecta la oreja y el oído interno con el cerebro, cerca de donde se sitúan las terminales.
Los científicos también investigaron la posible asociación de otros tipos de tumores cerebrales con los celulares pero afirman que el neuroma acústico sería un candidato a ser afectado.
Trabajos independientes divulgados con anterioridad encontraron que las radiaciones de los celulares pueden tener algunos efectos en el cuerpo humano, como calentar el cerebro y causar dolores de cabeza y náuseas.
Pero ningún estudio que pueda ser repetido en forma independiente demostró que los celulares tengan efectos nocivos permanentes y la industria argumenta que no hay evidencias concluyentes de que la radiación electromagnética cause dańos.
El análisis del instituto combinó estudios realizados en Gran Bretańa, Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia, todos países donde los celulares comenzaron a utilizarse pronto.
"Es importante que los científicos continúen monitoreando a los usuarios de teléfonos durante los próximos ańos puesto que los celulares son un invento relativamente nuevo", dijo la investigadora británica Julie Sharp.