¿Qué es AVAATE? | Contacto | RSS 2.0 | Mapa del sitio | | | Buscar

Asociación Vallisoletana de Afectad@s por las Antenas de Telecomunicaciones - AVAATE

Portada del sitio > Prensa > Méjico: Provocan antenas rebeldía civil en Guaymas

Méjico: Provocan antenas rebeldía civil en Guaymas

Miércoles 19 de julio de 2006 · 2763 lecturas

Provocan antenas rebeldía civil en Guaymas

14-07-2006

* Desconfían ciudadanos del Gobierno Municipal y de un juez federal que analiza amparo de Unefon; surgen versiones de corrupción y sobornos

Fernando Villa Escárciga

GUAYMAS, Sonora.- Hartos de las versiones del Ayuntamiento sobre las antenas de telefonía, cientos de guaymenses se declararon en rebeldía civil al rechazar por anticipado la decisión de un juez federal.
Una ríspida reunión en Palacio Municipal protagonizada por colonos inconformes, directivos de la empresa Unefon y funcionarios de la comuna, derivó en acusaciones y desacuerdos. Plagada de reclamos, la junta descendió hacia actitudes de cinismo de los directivos empresariales, declaraciones de soborno a funcionarios municipales y a periodistas.
También provocó enojo el rechazo de Javier Valverde Polín, secretario del Ayuntamiento, a la información de los ciudadanos sobre los efectos de la contaminación electromagnética de las antenas para telefonía celular.
En Guaymas, residentes de varias colonias se oponen a la instalación de estas antenas bajo el argumento que irradian ondas electromagnéticas que podrían provocar cáncer y otros dańos letales.

No hay qué creer...

Los ciudadanos se fundamentan en dictámenes legislativos de otras entidades de la República, donde se mantiene el rechazo a la colocación de las llamadas “antenas asesinas”. Igual se nutren con estudios de especialistas y científicos de todo el mundo, encontrados en páginas de Internet, con especificaciones sobre potenciales y peligrosos riesgos contra la salud humana.
“Esos datos de ustedes son de dudosa calidad. Al Internet no hay que creerle mucho”, les espetó el Secretario del Ayuntamiento, cuya legitimidad en el cargo sí genera dudas por cuestiones de residencia.
Representando a la empresa Unefon, filial de la poderosa Televisión Azteca, discutió con los ciudadanos Juan Manuel Nelson Guerra, apoderado de MATC Celular.
Enojadas madres de familia cuestionaron su afirmación de que sobornó con 200 mil pesos a un locutor de radio que durante ańos ha criticado con severidad la instalación de las telefónicas.
“¡Dígalo, no sea miedoso, admita que usted dijo haber entregado ese dinero al comentarista de radio!”, le gritaron María de Jesús Rodela, Martha García Arias, Silvia Pérez y Alma Orduńo, vecinas todas del sector Caliche.
La Sala de Cabildo, donde sesiona el Alcalde y el cuerpo edilicio de Guaymas, se convirtió en un recinto de airados reclamos de los vecinos y tartamudeos de los representantes de Unefon.
“Está bien, sí dije que le entregué dinero al locutor, pero fue para desanimarlas a ustedes y que dejen de darle información para que nos critique”, asumió Nelson Guerra.

Cáncer en Nuevo León

En principio, la reunión fue convocada por Pablo Gugliada Bugarín, gerente de gestoría de la Operadora Unefon, con la pretensión de convencer sobre la inocuidad de las antenas y mostró literatura al respecto. Pero la gente piensa lo contrario: las torres para celulares contaminan el ambiente y sus ondas electromagnéticas son letales para la salud de los humanos, especialmente de los nińos.
Expusieron la versión de la senadora ecologista Sara Isabel Castellanos Cortés, quien dio a conocer que las antenas de telefonía móvil podrían estar causando estragos en la salud de las personas.
“La contaminación electromagnética podría ser causante de serios padecimientos entre la población, que finalmente provocan la muerte”, apuntó la legisladora de la Cámara Alta del Congreso de la Unión.
Al presentar un punto de acuerdo sobre los efectos contaminantes producidos por antenas de telefonía celular, la senadora ecologista dio a conocer investigaciones realizadas por los colonos del fraccionamiento Grande, Municipio de Escobedo, Nuevo León.
En esa ciudad “se establece que en solo cinco ańos, 20 personas se enfermaron de cáncer; de los cuales se encontraron casos de nińos y jóvenes de entre ocho y 17 ańos”, diría Castellanos Cortés.
Luz del Carmen Soto, vecina de la colonia Las Villas, increpó a los funcionarios municipales y a los representantes de la telefónica por los dańos. Los colonos guaymenses también sacaron a relucir abundantes estudios e investigaciones que, en el menor de los casos, invoca principios de precaución para efectos de salud pública.
“Nos atenemos a ese principio, con la salud de la gente no se negocia”, manifestó el profesor Horacio Barra Gutiérrez, quien propuso una tregua entre ciudadanos y la telefónica.
Y los primeros estragos en la salud dice padecerlos Luz del Carmen Soto, vecina de la colonia Las Villas, al relacionar la instalación de una torre con los fuertes dolores de cabeza que empieza a padecer.

Palaciega corrupción

La propuesta de suspensión de hostilidades surgió a partir de la confrontación entre los vecinos y la empresa que, armada con un amparo incidental del Poder Judicial, continúa instalando las temidas torres.
Tras la emisión de permisos otorgados por el Ayuntamiento, el mismo gobierno procedió a revocarlos luego de admitir que Luis Miguel Padilla Juárez, titular de Control Urbano Municipal, violentó la ley a su cargo. Padilla Juárez no ha sido sancionado.
La revocación de los permisos, a su vez, ha tenido un serio costo político, financiero y judicial para el Ayuntamiento, al confrontar en tribunales a la poderosa Unefon.
Parte del conflicto llegó al Poder Judicial de la Federación, que a través del juez II de Distrito, Jorge Valencia Ruiz, analiza de fondo nueve juicios de amparo solicitados por Unefon.
Por lo pronto, el juez concedió un incidente de suspensión a favor de la empresa telefónica que le permite continuar instalando sus temidas torres en varios sectores de la ciudad.
Mientras se decide en tribunales, Gilberto Jaime insistió en la necesidad de que los ciudadanos y la empresa pacten una “tregua” en esta lucha donde nadie quiere ceder: “Tenemos más de un ańo pagando renta a los dueńos de los terrenos, es imposible que pactemos una tregua”, rechazó Gugliada Bugarín, “perderíamos muchísimo dinero”.
Versiones extraoficiales indican que la telefónica paga entre 12 y 18 mil pesos mensuales durante 20 ańos de renta por utilizar los terrenos para sus antenas.

Ver la noticia original AQUÍ

Si quieres hacernos un comentario, por favor escribe un CORREO a avaate@avaate.org o utiliza este FORMULARIO DE CONTACTO. Muchas gracias.


Enviar un mensaje

Apoyo económico