¿Qué es AVAATE? | Contacto | RSS 2.0 | Mapa del sitio | | | Buscar

Asociación Vallisoletana de Afectad@s por las Antenas de Telecomunicaciones - AVAATE

Portada del sitio > Prensa > La Radiación del teléfono móvil aumenta las tasas de cáncer en los animales; Un (...)

La Radiación del teléfono móvil aumenta las tasas de cáncer en los animales; Un estudio de 25 millones de dólares del NTP (National Toxicology Program) de Estados Unidos la relaciona con tumores cerebrales

Miércoles 25 de mayo de 2016 · 7149 lecturas

Cell Phone Radiation Boosts Cancer Rates in Animals;
$25 Million NTP Study Finds Brain Tumors

U.S. Government Expected To Advise Public of Health Risk

La Radiación del teléfono móvil aumenta las tasas de cáncer en los animales;
Un estudio de 25 millones de dólares de la NTP (National Toxicology Program) de Estados Unidos la relaciona con tumores cerebrales

El Gobierno de EE.UU. advertirá a la población sobre los riesgos

La radiación de los teléfonos móviles aumenta las tasas de cáncer en los animales. La controversia sobre teléfono celular nunca será igual otra vez.

Un estudio de 25 millones de dólares del Programa Nacional de Toxicología (NTP) de los Estados Unidos revela un aumento estadísticamente significativo de tumores cerebrales entre las ratas que habían sido expuestas a señales GSM o CDMA durante dos años.

Se espera como consecuencia de ello, que el Gobierno de los Estados Unidos avise al público sobre los riesgos para la salud del uso del teléfono móvil.

Actualmente se está debatiendo entre las agencias federales sobre la manera de informar al público sobre los nuevos hallazgos. Los altos directivos del NTP creen que estos resultados deben ser publicados tan pronto como sea posible porque casi todo el mundo está expuesto a la radiación inalámbrica todo el tiempo y, por tanto, todo el mundo está potencialmente en riesgo.

Los nuevos resultados contradicen la creencia convencional, adelantada por médicos, biólogos, físicos, epidemiólogos, ingenieros, periodistas y funcionarios del gobierno, entre otros expertos, de que tales efectos son imposibles. Este punto de vista se basa, en parte, en la falta de un mecanismo establecido para inducir el cáncer por la radiación de radiofrecuencia de los teléfonos móviles. Por ejemplo, el 22 de mayo de 2016, un doctor en medicina de Michigan escribió un artículo de opinión para el Wall Street Journal en el que indicaba que: «No se conoce ningún mecanismo por el cual los teléfonos móviles podrían causar tumores cerebrales.» Luego pasó a argumentar que no había necesidad de advertir al público sobre los riesgos de salud.

Los resultados del Programa muestran como cuando la intensidad de la radiación aumenta, también aumenta la incidencia de cáncer entre las ratas. «Hubo una relación dosis-respuesta significativa». Las ratas fueron expuestas a tres niveles de exposición diferentes (1,5, 3 y 6 W / Kg, las exposiciones de todo el cuerpo) y dos tipos diferentes de radiación del teléfono celular, GSM y CDMA.

Es importante destacar que se encontró que las ratas expuestas tuvieron mayores tasas de dos tipos de cánceres: de glioma, un tumor de las células gliales en el cerebro, y schwannoma maligno del corazón, un tumor muy raro. Las ratas de control no expuestas a radiación no desarrollaron ningún tipo de tumor.

Varios estudios epidemiológicos habían relacionado los teléfonos celulares para los gliomas y para los tumores de células de Schwann. El estudio Interphone, por ejemplo, encontró una asociación entre el uso de teléfonos móviles y los gliomas.

La vaina que se encuentra alrededor de los nervios craneales -como la que conecta el oído interno al cerebro-está compuesta de células de Schwann. Los tumores de dichas células se llaman neuromas acústicos. Es decir, un neuroma acústico es un tipo de schwannoma. Al menos cuatro diferentes estudios epidemiológicos han encontrado una asociación entre el uso de teléfonos celulares y neuromas acústicos.

Ron Melnick, el científico que dirigió el equipo que diseñó el estudio NTP y que ahora está retirado, confirmó el esquema general de los resultados. «El NTP puso a prueba la hipótesis de que la radiación del teléfono celular no podría causar efectos sobre la salud y la hipótesis ha sido refutada», dijo en una entrevista telefónica. «El experimento se ha hecho y, después de extensas revisiones, el consenso es que hubo un efecto cancerígeno.»

«Estos datos redefinen la controversia sobre la radiación de los teléfonos móviles», dijo Melnick. La seguridad de los teléfonos móviles se ha debatido durante más de 20 años, sobre todo después de que la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud clasificara en 2011 la radiación de radiofrecuencia como un posible carcinógeno humano.

«Este es un importante problema de salud pública debido a que las células cancerosas que se produjeron en las ratas fueron los mismos tipos de células que las que se han en tumores en los estudios epidemiológicos de teléfonos móviles», agregó Melnick. «Que esto sea una coincidencia casual sería realmente sorprendente.»

El proyecto de la radiación del NTP, que ha estado en marcha durante más de una década, es el más caro jamás llevado a cabo por el programa de toxicología de los Estados Unidos. Hasta ahora se han gastado más de 25 millones de dólares.

Otra coincidencia interesante es que en el estudio de Ramazzini de Bolonia sobre ratas expuestas a radiaciones de baja frecuencia (50 Hz), también estas desarrollaron un aumento significativo de schwannoma maligno del corazón.

Debido a la importancia de estos resultados para la salud pública, la NTP alertó a los niveles profesionales más altos de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos.

Los altos directivos (incluyendo a Linda Birnbaum, directora del Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental (NIEHS), que también es directora de la NTP, y John Bucher, director asociado de la NTP, que está a cargo del estudio del teléfono móvil), están alertados por los hallazgos del estudio. Ellos ven la necesidad de dar a conocer los resultados como un imperativo de salud pública.

Chris Portier, que una vez llevó a cabo el trabajo de Bucher, está de acuerdo en que la NTP está haciendo lo correcto. «Debemos compartir los datos con el público tan pronto como sea posible», dijo en una entrevista. El estudio sobre los teléfonos móviles se inició cuando Portier era director asociado de la NTP. Ahora está retirado, a pesar de que continúa trabajando como consultor.

Después de largas discusiones, las dos agencias federales responsables de la regulación de la exposición a la radiación de los teléfonos móviles, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), fueron informadas sobre los resultados del estudio la semana pasada. No está claro cómo estos organismos reguladores se plantean responder.

Todos los organismos citados están ahora pendientes del proceso de publicación de los hallazgos de NTP. Ni Birnbaum ni Bucher respondieron a las preguntas sobre cómo se va a hacer.

Muy pocos científicos extranjeros están al tanto de los resultados de NTP. Cuando la revista Microwave News dijo a algunos de los que han estado siguiendo el estudio durante años lo que se había encontrado, todos manifestaron su sorpresa.

De hecho, en una entrevista publicada hace años, Bucher de NTP, dijo que esperaba que los resultados no mostraran ninguna asociación entre la radiación de RF y el cáncer.

«Todo el mundo espera que este estudio sea negativo», dijo un alto funcionario del gobierno encargado de la radiación, que pidió no ser identificado. «Suponiendo que las exposiciones se llevaron a cabo de una manera que los efectos de calentamiento pueden descartarse, entonces los que dicen que los efectos encontrados eran imposibles están equivocados», dijo el funcionario. (El estudio fue diseñado para asegurar que la temperatura corporal de las ratas expuestas aumentó menos de 1ºC.)

«Este es un cambio de juego, no hay duda», dijo David Carpenter, director del Instituto de Salud y Medio Ambiente de la Universidad de Albany. «Esto confirma lo que hemos estado viendo durante muchos años -aunque ahora tenemos pruebas tanto en animales como en seres humanos.» Carpenter añadió que "El NTP tiene la credibilidad del gobierno federal. Va a ser muy difícil para las personas que niegan la asociación por más tiempo. El Instituto de Carpenter es un centro colaborador de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

John Boice, el presidente del Consejo Nacional de Protección y Medición de la Radiación (NCRP), es uno de los principales escépticos. «Para la mayoría de nosotros, se resuelve el problema de cáncer de cerebro y los teléfonos celulares. No hay ningún riesgo. No existe un mecanismo biológico y ningún estudio animal o estudio celular que encuentra evidencia de un efecto reproducible,» dijo a un periodista de Medscape Medical News a principios de este mes.

Este punto de vista se ha mantenido tan arraigado que en el verano de 2014, la NCRP presionó a los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos para eliminar el asesoramiento de precaución de su web sobre los teléfonos móviles.

Con respecto a los mecanismos, hace apenas un par de meses, Frank Barnes y Ben Greenbaum, dos altos miembros de la comunidad de investigación de radiofrecuencias, anunciaron que podían explicar cómo los niveles bajos de radiación podrían alterar las tasas de crecimiento de las células cancerosas.

Ver el artículo original en inglés AQUÍ

AVAATE lleva informando desde 2006 en esta web de la relación de las ondas de telefonía con el cáncer

Si quieres hacernos un comentario, por favor escribe un CORREO a avaate@avaate.org o utiliza este FORMULARIO DE CONTACTO. Muchas gracias.


Enviar un mensaje