¿Qué es AVAATE? | Contacto | RSS 2.0 | Mapa del sitio | | | Buscar

Asociación Vallisoletana de Afectad@s por las Antenas de Telecomunicaciones - AVAATE

Portada del sitio > Documentos > Opinión > El catedrático de Valladolid

Artículo dedicado al ínclito Juan Represa de la Guerra

El catedrático de Valladolid

Domingo 27 de noviembre de 2005 · 2902 lecturas

El Catedrático de Valladolid otra vez en Valencia, Murcia o el Turquistain:

Claudio J. Gómez-Perretta

El Catedrático de Valladolid, CV a partir de ahora no tiene descanso; hoy aquí para salvaguardar los intereses de Iberdrola contra las tesis más que legítimas de Patraix, mańana allí, a la sombra de CSIC y de toda la parafernalia aparentemente crediticia de este país. Su objetivo muy claro neutralizar a toda costa las noticias casi diarias y con visos pesimistas sobre la falta de inocuidad de las instalaciones de telefonía móvil incluida la LMDS, Bluetooth, sistemas WIFI e incluso avisadores por radiofrecuencias de bebés. Estos últimos por si ustedes no lo saben ya emiten hasta 500 miliwatios a la cabecera del nińo y llega su seńal hasta tres kilómetros de distancia.

Así, la participación pública del Proyecto Europeo Reflex con datos alarmantes de genotoxicidad por radiofrecuencias de la telefonía móvil y también de muy bajas frecuencias o corriente eléctrica puso en marcha una campańa "intoxicadora" o de contrainformación desde la propia industria, utilizando incluso a asociaciones antes consideradas independientes y solidarias como la Asociación Espańola contra el Cáncer, OCU etc y por supuesto a personajes complacientes como nuestro mencionado CV y al ínclito Repacholi, director general de la sección de bioelectromagnetismo de la propia OMS.

Y cuando uno por casualidad profundiza un poco se encuentra a través de Google unas veces y de forma directa otras como han saltado graves escándalos en el pasado en alguna de aquellas, o que los alumnos del CV le denuncian por no aparecer por clase desde hace un ańo (Diario de Valladolid, 12 de Abril del 2005) o en el caso del último abjurar de su propio trabajo relacionado con tumores en ratones, públicamente y en un congreso en Grecia multitudinario al que asistió un servidor.

Y por si fuera esto poco, surgen los correveidiles de poca monta que repiten incansables, "lógicamente" porque se juegan sus lentejas las consignas de nuestro CV, que no ha leído un trabajo de electromagnetismo en su vida presumiblemente, salvo quizás las revisiones de Moulder-Foster, pero pregona que hasta 1500 artículos no encuentran relación alguna entre aquellas radiaciones y la salud. En realidad lo que importa es que la batalla por la salud está a estas alturas en tablas, la gente utilizando masivamente los inalámbricos pero con fuertes oposiciones vecinales a la expansión de las estaciones base. Los políticos, incluso de IU donde la propia concejala de este partido en el Ayuntamiento de Valencia ignora nuestra petición de reunión urgente para abordar el tema, se han subido al carro de este pseudoprogreso o progreso aparente pero de inciertas consecuencias sino se aborda con seriedad sus efectos indeseables.

La salud ciudadana no debería estar en manos de la propia industria por la dejación de nuestros cuasi-inútiles políticos, al menos en este tema, que defiende sus digamos legítimos intereses, pero en forma de connivencia escandalosa con Industria y Sanidad.

Un ejemplo, alguien de una TV estatal llamó al CSIC pidiendo conocer su representante en esta problemática a la hora de generar un guión para la cadena; y adivinan cual fue su respuesta, por supuesto lo han acertado se trata otra vez del CV. Poco tiempo después de conversar nuestro confidente de TV con aquel, la emisora recibió las llamadas "amables" de la industria preocupada por el contenido del programa televisivo. La relación biunívoca entre nuestro CV y las operadoras quedaba al descubierto y el programa se veía obligado a desembarazarse por ahora al menos, de nuestro intermediario y útil personaje. Así, mis queridos lectores y espero amigos no se trata de un debate científico, que no existe. Ningún científico libre o independiente asume el riesgo que entrańan las radiofrecuencias y menos las de la telefonía móvil con frecuencias cercanas a las de la resonancia del agua por ejemplo, o que las supera con creces con la telefonía LMDS (caso de Valladolid). El progreso y la modernidad no deberían de suponer obviamente asumir riesgos inaceptables para la población, que afectan ya psicológicamente a muchos vecinos de instalaciones de TM y fisiológicamente a muchos más incluidos aquellos si atendemos a nuestros propios resultados publicados y asumidos por la propia OMS(EMF Project). Estos resultados indican que estas radiaciones afectan el rendimiento personal diario (mayor fatiga según la radiación del entorno), menor calidad del sueńo en los casos menos moderados y una desprotección evidente al menos con dosis más altas de radiación (siempre infinitamente menor que lo que permite la Ley) frente a los agentes estocásticos que nos rodean, probablemente agentes químicos y víricos.

El tema como muchos otros es serio, más serio sin duda de lo que representantes sociales, políticos e incluso ciudadanos avanzados (ecologistas...) creen o suponen; gente con poder pero no doctos en la materia y que por desgracia han encontrado en éste y otros asuntos parecidos un desmedido y contraproducente protagonismo.

Dejemos hablar a los sabios de verdad, aunque la verdad nos asuste y ...al final nos haga de verdad más libres... y juntos con trabajo serio y honrado encontremos la solución más conveniente e imaginativa, solución que les aseguro a ustedes no vendrá nunca sino al contrario de la mano de nuestro CV, de Repacholi, u otros con el perfil de aquellos.

Si quieres hacernos un comentario, por favor escribe un CORREO a avaate@avaate.org o utiliza este FORMULARIO DE CONTACTO. Muchas gracias.


Enviar un mensaje